Psicología


More

Recordando a U. G. Krishnamurti

Publicado por: Pedro Donaire on : miércoles, 25 de febrero de 2009 6 comments
Pedro Donaire
U.G. Krishnamurti fue un hombre especial, sus amigos le quisieron hasta la muerte y sus detractores también. Supo ser un místico rompedor, un gurú anti-gurú, aunque él no quería etiquetas de ningún tipo y menos la de místico, gurú, líder espiritual, etc. Este artículo lo traduje en junio de 2008 y quiero ubicarlo también aquí porque sigue presente mi homenaje a su persona.

Uppalari Gopala Krishnamurti

«Si tienes el coraje de tocar la vida por primera vez,
nunca sabrás lo que te golpeó.
Todo lo que el ser humano ha pensado,
sentido y experimentado desaparecerá,
y nada se pondrá en su lugar»

U. G. Krishnamurti, llamado cariñosamente UG, por sus amigos y admiradores en todo el mundo. El fin le llegó el 22 de marzo de 2007, a las 2.30 horas en un apartamento construido para él por sus amigos Lucía, Anita y Giovanni en su villa en Vallecrosia, Italia. Por consejo de UG, sin rituales o ritos funerarios, la cremación se llevó a cabo el día siguiente a las 2,45 horas, en Vallecrosia, Italia. Tenía ochenta y nueve años de edad. Le han sobrevivido su antigua familia, compuesta por sus dos hijas, Usha y Bharati, sus respectivas familias y su hijo, Kumar y su familia. Pero su familia real es mucho mayor, se extiende por todo el mundo y consta de numerosos 'amigos' a quien él ha tenido más cerca que a su propia familia.

Siete semanas antes, UG había sufrido una caída que le causó heridas. Este fue el segundo accidente en dos años. Él no quería que este tipo de incidentes se produjeran más, porque hacían que dependiera más de sus amigos para su mantenimiento diario. Por lo tanto, se negó a una intervención médica o de otro tipo. Decidió dejar que su cuerpo lo llevara su propio curso natural. Estuvo confinado en la cama y su consumo de alimentos y de agua fue menos frecuente y, a continuación, cesó totalmente. "Es hora de marchar", declaró, unió sus palmas en námaste, agradeció a sus amigos y les aconsejó que regresaran a sus lugares. Sólo sus amigos más antiguos, el cineasta Mahesh Bhatt, Larry y Susan Morris y algunos otros, se quedaron para hacer todo lo necesario cuando llegó el final. UG no murió de ninguna enfermedad, aunque sufrió de "ataques cardíacos" durante muchos años, que pasaron a ser muy graves en los últimos días de su vida.

No mostró el más mínimo signo de preocupación o temor acerca de su muerte ni le preocupó su cuerpo, ni siquiera al final de su vida. No dejó instrucciones específicas en cuanto a la forma de disponer de su cadáver. A menudo decía «En lo que a mí respecta, podéis tirarlo a la basura".

Respondiendo a preguntas sobre la muerte, UG decía, "La vida y la muerte no pueden separarse. Cuando lo que llamamos muerte clínica se produce, el cuerpo se disgrega en sus elementos constitutivos y proporciona la base para la continuidad de la vida. En este sentido el cuerpo es inmortal".

UG nació el 9 de julio de 1918, en una familia Brahmin, de lengua telugu, en Masulipatam, una ciudad costera en el estado de Andhra Pradesh. Su madre murió siete días después de su nacimiento, así que fue criado por su abuelo materno, hombre reputado y rico abogado, y un miembro prominente de la Sociedad Teosófica. UG se crió en el entorno peculiar de la Teosofía y la ortodoxia hindú de creencias y prácticas religiosas. De niño fue rebelde y brutalmente honesto consigo mismo.

Se escolarizó en la ciudad de Gudivada y luego terminó el Curso de Filosofía y Psicología, en la Universidad de Madras. Pero el estudio de los diversos sistemas filosóficos y de la psicología occidental dejó muy poca impresión en él. «¿Dónde está esa mente de la que está hablando?" - le preguntaba a su profesor de Psicología. Algo sorprendente procediendo de un estudiante que apenas tenía veinte años, y sobre todo cuando las ideas de Freud se consideraban la última palabra sobre la mente humana.

Entre los 14 y los 21 años de edad, UG pasó siete años fuera, practicando yoga y meditación con Swami Sivananda en Rishikesh. Allí tuvo diversas visiones y experiencias místicas, pero cuestionó su validez y pensó que su experiencia estaba condicionada, ya que tenía un conocimiento previo sobre ello.

En 1939, cuando UG tenía 21 años, se fue a ver a Sri Ramana Maharshi y le preguntó, 'Puedes darme esta cosa llamada moksha [liberación]?" Ramana respondió «yo puedo dártela, pero serás tú capaz de recibirla?». Esto le golpeó como un 'relámpago' y estableció en él una implacable búsqueda de la verdad que terminó a la edad de 49, con un resultado totalmente imprevisible.

Tras dejar la universidad, UG se sumó a la Sociedad Teosófica como profesor y recorrió el país dando charlas sobre teosofía. Incluso después de su matrimonio con Kusuma Kumari en 1943, continuó trabajando con la Sociedad Teosófica dando conferencias en países europeos, hasta que, en 1953, se dio cuenta de que lo que estaba haciendo no era fiel a sí mismo y disgustado dejó el puesto. Después de eso, se reunió con J. Krishnamurti, que por entonces era famoso como maestro espiritual no convencional. Durante dos años, se reunió con él y otra vez, llegando a feroces debates sobre asuntos espirituales, y más adelante, rechazó la filosofía de JK, llamándolo "falso viajero charlatán'.

Durante este período, UG también sufrió una alteración en su vida, una experiencia mística, lo que él a veces llamó una "experiencia de muerte». Pero él no hizo caso, no le dió ninguna importancia, probaba y cuestionaba cada experiencia hasta de sí mismo.

En 1955, UG se fue a América con su familia para obtener tratamiento médico para la poliomielitis de su hijo. Cuando sus recursos económicos comenzaron a disminuir, daba conferencias para conseguir dinero. Hablaba sobre las grandes religiones y filosofías del mundo y pronto llegó a ser reconocido como un buen profesor de la India. Pero, como ocurrió antes, al final del segundo año, perdió interés en la docencia y ocurrió lo inevitable. Sus diecisiete años de matrimonio llegaron a su fin. Su esposa regresó a la India con los niños. UG se alejó de una cosa y de la otra. Después de vagabundear sin finalidad por Londres y París, como una hoja seca soplada por el viento de aquí, de allí y en todas partes, aterrizó en Ginebra y en encontró refugio con Valentine, en su chalet de Kerven, en Saanen. Para entonces una increíble experiencia había comenzado a suceder en él, y su cuerpo fue 'quemándose como paja de arroz por dentro'. Se trataba de un preludio de su "muerte clínica" en su cuadragésimo noveno cumpleaños (en 1967), comenzaron los cambios físicos y experiencias más increíbles, que le catapultaron a un estado difícil de entender, dentro del marco de la hasta ahora conocida tradición o iluminación mística. Durante siete días, siete desconcertantes cambios físicos sucedieron y que llevaron a lo que él llamaba el 'Estado Natural'. Se trataba de una revolución celular, una mutación biológica a gran escala.

En 1972, UG dio su primera charla pública en el Instituto Indio de Cultura Mundial, Bangalore. Nunca más volvió a hablar en ninguna institución pública. Pero lo hiciera o no, ya no pudo evitar que la gente se reuniera y conversara con él. Él respondía a sus preguntas de la forma en que sólo él podía hacerlo. Por lo general estaba en casa de unos amigos o en pequeños apartamentos alquilados, pero nunca se quedó en un mismo lugar durante más de seis meses. No volvió a dar conferencias o discursos. No tenía organización alguna, ninguna oficina, ni secretaria, ni dirección fija. A pesar de que repetía hasta la saciedad que no tenía 'ningún mensaje para la humanidad', miles de personas en todo el mundo acudían a ver y escuchar a su "anti-enseñanza». El primer libro, La Mística de la Iluminación -Las ideas irracionales de un hombre llamado UG [la editorial Sirio, en España, 1988, lo tituló: «U. G. charlas con un 'iluminado' contestatario»], elaborado por Rodney Arms, apareció en 1982. En 1986, dio su primera entrevista en televisión, que fue seguida por varias televisiones y radios en todo el mundo. UG hizo conocer que no permitía el derecho de autor de ninguno de sus libros diciendo: "Mi enseñanza, si queréis llamarla así, no está sujeta a ningún tipo de derechos de autor. Sois libres de reproducirla, difundirla, interpretarla, deformarla o adulterarla. Podéis hacer con ella lo que mejor os parezca. Podéis incluso atribuiros su paternidad, sin mi consentimiento ni el permiso de nadie".

En los últimos siete años, durante su estancia en Bangalore, rara vez participaba en conversaciones serias, veía con fastidio las preguntas, encontró que todas las preguntas (excepto en el área técnica, que es otra cosa) eran básicamente variaciones de la misma pregunta, que giraba en torno a las ideas de «ser» y «transformación». Solía dejar pasar largos tramos de silencio absoluto. Lo usaba para que fuese embarazoso. Y luego UG comenzaba con sus pequeños y enigmáticos 'juegos', o invitar a los amigos a cantar, bailar o compartir chistes. Y la sala explotaba de risa: divertida, graciosa, oscura y apocalíptica. Por fin, liberados de la tiranía del conocimiento, de la belleza, de la bondad, de la verdad, y de Dios, hacíamos simulaciones y nos reíamos de todo, simulacros de héroes y amantes, pensadores y políticos, de científicos y ladrones, reyes y sabios, incluidos el propio UG y de nosotros mismos.

¿Quién fue UG? ¿Qué tipo de persona era?

Fue la persona más enigmática que pudieras encontrarte, a la vez amable y cruel, riguroso, constantemente hablando de dinero, parecía un "extracto" de sus amigos, aparentemente abusivo y punitivo, pero una ducha de afecto a la misma persona al momento siguiente; despreocupado totalmente, sin embargo, ocupado por lo que podría sucederle a la persona delante de él; dirigía a las personas para que actuaran de manera específica, pero al instante aceptaba cualquier resultado, demostrando una lógica incisiva, aún haciendo declaraciones absolutamente contradictorias. Para un hombre que se quejaba de que estamos constantemente preocupados por algo distinto de lo que está ocurriendo en el momento presente, él hablaba interminablemente sobre sí mismo y su pasado. Uno nunca podía penetrar en las verdaderas intenciones que había detrás de sus declaraciones o acciones .

Sus respuestas a nuestras preguntas venían directamente como flechas, inquietantes a nuestras mentes. Él era de sobra bien conocido por atacar no sólo los edificios que hemos construido con tanto cuidado en nuestras propias mentes, sino las bases del pensamiento humano en su conjunto. UG es realmente enigmático, subversivo y revolucionario, totalmente sin miedo.

Hubo una única energía con UG: en el discurso o en la quietud era constante y vibrante, y tenía un profundo efecto en aquellos que estaban a su alrededor.

Relacionando sus palabras:

Cuando UG rechazó la noción de alma o 'atman' y declaró que nuestra búsqueda de la permanencia es la causa de nuestro sufrimiento, nos sonaba al Buda; cuando madijo todos los discursos espirituales como 'necedades' y vapuleó a los maestros espirituales como 'engaña bobos', pensamos en las palabras, ardientes y abusivas, de la gran mística del siglo IX de China, como cuando Rinzai Gigen declaró «No tengo dharma que dar… No hay Buda, no hay Dharma, no hay entrenamiento ni realización … ». Cuando hablaba de «apego» como «ruido seco» sentimos el lugar donde se encuentra la glándula timo, esto lo relacionamos a la declaración de Sri Ramana que la "verdad del corazón" se encuentra en el lado derecho del pecho. Del mismo modo que en ocasiones conectó sus radicales declaraciones a ciertas expresiones o declaraciones del Avadhuta Gita, Ashtavakra Gita, los Upanishads y los Koans del Zen, o comparándolos con las enseñanzas de J. Krishnamurti, Sri Nisargadatta Maharaj, e incluso con la corriente 'deconstruccionista' post-moderna. Podríamos seguir así, haciendo conexiones y comparaciones de este tipo, pero eso no nos ayuda a manejar el misterio de UG.

Ese misterio, enigma que un par de años atrás, cuando Mahesh Bhatt le preguntó, «UG, ¿cómo te gustaría ser recordado?» UG contestó, «Después de que haya muerto, nada debe permanecer dentro o fuera de ti. Ciertamente puedo hacer mucho para que ningún establecimiento o institución de cualquier tipo medre a mi alrededor mientras estoy vivo. Pero, ¿cómo hago para que todas esas personas dejen de consagrarme en sus cerebros?».

vía | Well.user jct .
> | Libros de U.G. Krishnamurti .
> | U.G. Krishnamurti - Documento: La Mente es un Mito .
.



6 comentarios: for Recordando a U. G. Krishnamurti

  1. Interesante, pero no me parece un maestro real, me remito a sus palabras antes de fallecer "es hora de marcharse" con esto hace ver que se identificaba con la forma fisica como su identidad, pues se marchaba como decia, cuando el Ser (lo que realmente somos) ni va ni viene no nace ni muere, sino solo el vehiculo de lo que realmente somos (pensamientos, sentimientos) sino que siempre ES el Ser que somos, personalmente me llena mucho mas Ramana o Krishnamurti. Paz y ser felices, gracias por el articulo

    ResponderEliminar
  2. Uno va de maestro en maestro, de enseñanza a enseñanza, encuentra algo más atractivo y lo sigue... y al final uno está donde comenzó, siempre la permanencia detrás. Gracias Pedro por señalar a este personaje. Es cierto, no es un maestro, pero sus palabras son realmente sinceras y su mensaje tiene que ver con el coraje de vivir una vida por nuestra cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, el que una persona sea considerado maestro o no, depende de lo que subjetivamente entienda cada uno y no de lo que hayan reconocido los demás. Así que, si ves que su mensaje es bueno para ti, eso es lo que vale.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. UG es lo que para mi no nos permitimos, es sacarse todo lo simbólico de nuestra civilización, de nuestro manto de creencias y esperanzas que ponemos en las cosas, sobre todo en las personas, ya sea jesucristo, buda, etc, etc, UG es un valde de agua fría y realista, y eso molesta aveces, y sobre todo es un antigurú o mejor dicho un anti nueva creencia que viene a sustituir a las viejas y a dar un mensaje que es más de lo mismo, del miedo que tenemos a enfrentarnos a nuestra soledad y esa soledad y ese miedo es usado por muchos gurús modernos como por ejemplo Osho, Daisaku Ikeda entre otros para seguir explotando las mentes y energías de aquellos que lamentablemente sienten que necesitan una guía o alguien que les diga lo que es verdadero y/o falso: UG echa al diablo esto y uno se queda sin nada, pero es porque no hay "nada", pero esa nada se llena de cuentos y hay la explotación, de las mentes (por no poder emplear otro término porque nos atrapan las palabras) y de los cuerpos, ya que son utilizados por nuevas creencias. Con respecto a opinión de Carlos que menciona que le llena más Ramana o Krishnamurti, no se trata que nos llenen, y es uno de los mensajes de UG, sino de no buscar llenarse, ¿qué hay que llenar?, no es UG, ni Ramana o Krishnamurti o quien sea, no hay nadie que nos llene, ni tampoco algo que llenar. Justamente UG trata de transmitir que no hay nada que buscar, que llenar y que es al cohete buscar en alguien eso, ni tampoco en algo. Y esto nos desconcierta! porque nos pone en un lugar de ser, en el mismo lugar que está una lombriz o cualquier animal, y todo la vanidad humana que tenemos encima se desvanece. UG es una herida a toda la miseria que hemos creado y que el ser humano no deja de sentirse orgulloso: un mundo que no tiene el mínimo respeto por el medio ambiente, por los animales, una humanidad totalmente confundida y perdida que sigue buscando no sabe que! y que cree encontrarlo en una persona iluminada o gurú o creencia como si la solución se diera por arte de magia o mesías divino. UG demuestra lo infantil de la humanidad que causa gracia, pero que es lamentable al mismo tiempo. No hay nada que transformar, que cambiar, que buscar, que encontrar, en que creer, ningún estado, ningún mesías, ninguna religión , ningún salvador, ningún mensaje, ningún camino que seguir, nada que llenar: y ESTO PARA TODA LA PORQUERÍA QUE TENEMOS EN LA CABEZA, ES INACEPTABLE, Y ES POR ESO QUE UG NO LLENA, NO ENCAJA, NO TERMINA DE ENTRAR, PORQUE NO HAY NADA QUE PONER EN NINGÚN LADO. Es que el significado de las palabras no alcanzan a explicar lo que intenta explicar UG, porque el vocabulario que tenemos es tan limitado y estructurado como nuestra civilización, como nuestra cultura y creencias.

    ResponderEliminar
  4. Concuerdo en parte con Daniel... me remonto a una frase que el mismo UG expresó; algo como esto:
    "Si acaso existiera un Maestro, este trataría de librarte de el mismo". La idea de que existen personas que pueden hablar acerca de como vivir y en consecuencia definir nuestro actuar, es completamente errónea. La idea de que de algún modo estos maestros, o "iluminados" aportan o aportaron algo a la civilización humana también es errónea. Solo porque ellos utilizan palabras o frases que pueden generar diversas sensaciones en uno mismo, quiere decir que todavía estamos apegados al pasado, porque la palabra es pasado, o bien pretender de algún modo que entendemos el presente, cuando el presente para la mente que habita en el pasado es ficticia. Si todo lo que somos es pasado y todo lo que lograremos y entenderemos sera algún día pasado, quiere decir que de hecho estamos atrapados, atrapados en esta esfera maravillosa, sin ningún escape a la vista... ¿entonces a qué viene todo esto de la iluminación, de la libertad primera y ultima, de los mil trucos por traer a nuestro mundo la liberación total, el desconocido presente, el goce perfecto o la felicidad permanente? Son mentiras... sin embargo he decir que la misma humanidad le ha dado el valor de algo superior. Como cuando los hombres hablan de que la espiritualidad es superior al materialismo o cuando inventan el equilibrio entre ambos... Debemos reconsiderar nuestras vidas, pero el miedo siempre esta detrás, nuestro miedo y la costumbre nos compelen a seguir indefinidamente en esta mentira. Cuando lo cierto es que uno mismo puede levantarse desde donde está y de que no necesita muletas ni ninguna ayuda para seguir nuestro propio camino en la vida.

    ResponderEliminar