NEUROLOGIA

MATERIALES

SALUD

En Google+

» » » La peligrosa escalada al Monte Everest

15/12/2008
Un equipo internacional de investigación, dirigido por el Massachusetts General Hospital (MGH), han realizado el primer análisis detallado de las muertes durante las expediciones a la cumbre del monte Everest. Encontraron que la mayoría de las muertes sucedieron durante los descensos de la cumbre, en la llamada "zona de la muerte", por encima de los 8.000 metros, y también identificaron los factores que parecen estar asociados con un mayor riesgo de muerte, en particular los síntomas del edema cerebral de gran altura.


"Sabemos que escalar el Everest es peligroso, pero exactamente cómo y por qué esas personas han muerto no se había estudiado aún", dice Paul Firth, MB, ChB, de la MGH, del Departamento de Anestesia, que dirigió el estudio "Se ha asumido que las avalanchas y la caída del hielo, en particular en el Khumbu Icefall, en la ruta de Nepal, fueron las principales causas mortales, y que el edema pulmonar de gran altura sería un problema común en altitud tan extrema. Sin embargo, nuestros resultados difieren de lo asumido".

Miles de escaladores han tratado de llegar a la cumbre de 8.850 metros del Monte Everest desde la década de 1920. Con el fin de examinar las circunstancias que rodearon las muertes, el equipo de investigación, que incluyó investigadores de tres hospitales británicos y de la Universidad de Toronto, examinaron los registros disponibles incluyendo la base de datos de expediciones al Himalaya, una información que recopila todas las expediciones a los 300 más grandes picos del mundo. De un total de 212 muertes en el Everest desde 1921 a 2006, 192 se produjeron por encima del Campamento Base, el último campamento antes del comienzo técnico de la escalada.

Firth y tres médicos coautores, todos experimentados alpinistas del Himalaya, con experiencia en el manejo del mal de altura, examinaron los registros de acuerdo con la información disponible. Un análisis de las muertes ocurridas por encima de 8.000 metros, durante los últimos 25 años. Las muertes se clasificaron como traumáticas, cuando fueron caídas o de peligros externos aleatorios, tales como aludes; no traumáticas, cuando provenían del mal de altura, hipotermia u otras causas médicas; y otras, como las desapariciones. Los participantes de la expedición fueron clasificados como "escaladores", es decir, personas de fuera de la región del Himalaya, y 'sherpas', porteadores a gran altura, la mayoría de ellos étnicos o tibetanos, contratados como equipo de transporte u otro tipo de asistencia a los escaladores.


La tasa general de mortalidad para los alpinistas del Everest durante el período 86 años fue del 1,3 por ciento, la tasa entre los escaladores fue del 1,6 por ciento y la tasa entre los sherpas fue del 1,1 por ciento. Durante los últimos 25 años, período con mayor porcentaje de alpinistas que subió por encima de los 8.000 metros, la tasa de mortalidad para los escaladores de fuera del Himalaya, que descendieron por la ruta más larga de la cara noreste del Tíbet fue de 3,4 por ciento, mientras que en Nepal, por la ruta más corta, fue del 2,5 por ciento.

La mayoría de los factores asociados con el riesgo de muerte fueron la fatiga excesiva, una tendencia a caer por detrás de otros escaladores y llegar más tarde a la cumbre en el día. Muchos de los que fallecieron desarrollaron síntomas como confusión, pérdida de coordinación física y pérdida de consciencia, que sugieren el edema cerebral de gran altura, hinchazón del cerebro que indica el derrame de vasos sanguíneos cerebrales. Los síntomas del edema pulmonar de gran altura, con los que se relacionaba la mayoría de muertes, fueron sorprendentemente escasos.

"Los síntomas del edema pulmonar de gran altura eran comunes entre los que murieron, pero los signos de edema pulmonar, o sea, el exceso de líquido en los pulmones, fueron inusuales" explica Firth. "También nos sorprendió la forma en que algunos murieron en los últimos años, a causa de avalanchas y caídas de hielo, que normalmente se producen a menor altitud. La abrumadora mayoría murieron durante la subida a la cumbre por encima de 2.500 metros, y que durante los descensos, la tasa de mortalidad de los escaladores fuese seis veces superior a la de los sherpas".

La tasa de mortalidad reducida entre los sherpas durante el descenso, sugiere que el tomarse tiempo para aclimatarse a la altura, ayuda al escalador a mejorar su supervivencia; aunque Firth anota que muchos otros factores pueden estar involucrados. "La mayoría de los sherpas han nacido y viven a grandes alturas, y el proceso competitivo para el empleo en la expedición probablemente selecciona aquellos que están mejor adaptados y más capacitados para el trabajo. Por lo tanto, la capacidad de los habitantes de tierras bajas para aclimatarse a estas alturas tan elevadas necesita de una investigación más a fondo".

En 2004, durante una expedición noruego-americana dirigida por Firth por la cara norte del Everest, los problemas de equipamiento llevaron al equipo, cuando estaban en torno a los 8.300 metros, a volver a los 7.900 metros para reajustar su suministro de oxígeno. La mitad del equipo volvió de nuevo a la cumbre con éxito, y regresó en condiciones de seguridad, incluyendo a Randi Skuag, la primera mujer noruega en subir al Everest. Los otros siete escaladores de los otros equipos, ese año no tuvieron tanta suerte, todos murieron por encima de los 8.000 metros, la mayoría al descender de la cumbre.

"La mayoría de las personas que han muerto en el Everest estaban en la flor de su vida, dejaron atrás a sus familias y amigos", destaca Firth, que es instructor en Anaesthesia, de la Harvard Medical School. "El alpinismo es divertido, si no te dejas la vida allí o la de otros. La precaución adecuada es el sello distintivo de un alpinista de elite, al fin y al cabo la montaña siempre estará ahí el próximo año".

Publicado en ScienceDaily, el 15/12/2008. 1ª imagen crédito: Science Daily
Fuente: Hospital General de Massachusetts, a través de EurekAlert!, un servicio de AAAS.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply